);

Hacer muy bien cosas intrascendentes no las convierte en importantes:

“El gusto por el ajetreo no es diligencia” decía el filósofo Séneca.

Hagamos cosas útiles que nos entusiasmen todos los días, tenemos enfrente un profundo cambio en la naturaleza de nuestros trabajos, podemos pasar de asumir empleos genéricos con tareas regulares a carreras singulares con proyectos valiosos. No se necesita gente ordinaria en las empresas, se requiere gente extraordinaria; si nuestra labor es entregar correspondencia, debemos ser espectaculares para repartirla: “la comida del ejército es (…) insulsa, recocida y preparada en cantidades masivas (…) sin embargo, el comedor Pegasus a las afueras del aeropuerto de Bagdad se ganó una reputación distinta (…) Floyd Lee, el responsable (…) quería que Pegasus ofreciera un respiro en medio del conflicto y tenía clara cuál era su misión de liderazgo, -no soy sólo responsable del servicio de comidas-, decía, -estoy a cargo de la moral-. Lo más notable (…) es que el comedor funcionó exactamente con las mismas materias primas que todos los demás (…) Lee fue consciente de que servir comida es un trabajo, pero mejorar la moral es una misión que tiene que ver con la creatividad y la maestría, servir comida solo tiene que ver con un cucharón” reseñó el influyente consultor norteamericano Jim Collins en su influyente libro Empresas que Perduran (Built to Last).

En Disney se cree que la experiencia que generan los colaboradores es el factor crítico para hacer que la gente vuelva, para ellos los empleados son miembros del elenco y trabajar es entrar a escena; los hoteles Ritz-Carlton llaman a sus empleados damas y caballeros que sirven a damas y caballeros, con lo cual buscan dar a sus huéspedes la mejor estancia de sus vidas: ¿cómo lograrlo si sus damas y caballeros no disfrutan lo que hacen?

Si no estás haciendo lo que quieres hacer, cambia tu agenda.

 

mentalidad

 

Si descubres que has llegado al fondo, deja de cavar, si no estás contento con tu actual cosecha comienza a plantar una nueva, el oro es tan valioso como quien va tras él; no esperes y menos te quejes, no te detengas cuando notes que el mundo no está dedicado a hacerte feliz, diseña tus días donde estés y con los recursos que tengas: Julio Verne nunca salió de su aldea pero fue capaz de viajar a la luna y veinte mil leguas debajo del mar; el libro de viajes de Marco Polo, aventura de la libertad, fue escrito en la cárcel de Génova y Don Quijote, otra aventura de la libertad, nació en la cárcel de Sevilla; fueron nietos de esclavos quienes generaron el jazz, el más libre de los estilos de música; ¿cuánta autoridad tenía Gandhi en 1935? ¿o Luther King en 1959?, ¿o Mandela en 1988?, ninguna, y no solo eso, los tres estaban en la cárcel.

Lo que haces con tu tiempo y lo que haces para vivir bien son a veces cosas distintas y no puedes tener días satisfactorios o tolerables así, no puedes hacer algo que no te llene aunque ganes bien (ni hacer lo que te gusta sin ganar un quinto desde luego), sé parte de algo que te mueva tanto que quieras hacerlo más veces y más grande. Ya.

 

Fe y oficio | Expansivos®: Reemplazando al destino®.

Este post es un fragmento de nuestro libro Gente con Chip, adquiérelo aquí.

Photo by LinkedIn Sales Navigator on Unsplash

 


 

Pin It on Pinterest